Significado de divergente

¿No sabe qué significa divergente? Eso tiene remedio. Siga leyendo y conocerá el significado, la definición, la etimología y ejemplos de los diferentes tipos de divergencia en los campos de la psicología, la física y las matemáticas.

La palabra divergente seguramente te resulte familiar. Ese término que ha llegado a ser el título de alguna que otra película es uno que tiene bastantes más usos de lo que aparenta. De hecho, puede servir para hablar del pensamiento humano o de conceptos matemáticos.

El término divergente es un vocablo del que te lo vamos a contar todo para que sepas cómo, cuándo y dónde puede usarse adecuadamente. Aquí no solo te vamos a explicar qué significa divergente, sino también sus posibles definiciones, el origen de la palabra y, sobre todo, los campos en los que más se utiliza actualmente.

Sin duda, si quieres aprender a utilizar este adjetivo correctamente y sin margen de error, te recomendamos que sigas leyendo. La información que te vamos a dar a continuación sobre esta palabra que proviene del concepto de divergencia te va a resultar de lo más útil.

Significado de divergente

Definición de divergente

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La definición actual de divergente indica que se trata de algo que discrepa o está en desacuerdo con el resto. Su definición más pura es la de dos o más superficies o líneas que se van apartando sucesivamente las unas de las otras.

Así, se puede entender el concepto de divergente como algo que se va alejando del resto en cualquier campo. De hecho, el significado exacto de este término varía ligeramente en función del contexto en el que se utilice. Algo que iremos viendo en los siguientes apartados dedicados a esta palabra.

Etimología de divergente

Este adjetivo proviene del latín, más concretamente del término “divergentis”. Esta palabra latina, participio que procede del verbo “divergere” está compuesta a su vez por dos elementos principales.

Por una parte tiene el prefijo “di-/dis-”, que significa separación o desviación en latín; y, por otra parte, tiene el verbo “vergere”, cuyo significado es algo así como estar inclinado. De esta forma, el concepto latín se podría traducir como separación o desviación inclinada, o de algo que está inclinado.

Aun así, existen otras posibles conexiones con otros términos como el verbo “vertere”, que significa girar; el sustantivo “verber”, y otros tantos vocablos como “vermis” o “verbena”. Su origen etimológico es bastante complejo, aunque el grueso de significado viene de la composición inicial que hemos señalado con “di-/dis-” y “vergere”.

Divergencia

Diferentes tipos de divergencia

Como hemos dicho, el concepto de divergente es uno que presenta diferentes variaciones en función del contexto en el que se utilice. Para entenderlo mejor, hay que acudir al sustantivo del que deriva el adjetivo, hay que acercarse al término “divergencia”.

¿Cómo se usa esta actualmente? Podemos encontrar tres escenarios concretos en los que su definición presenta diferentes aplicaciones. Son los siguientes:

Pensamiento divergente

Dentro del ámbito de la psicología, se utiliza la divergencia para hablar de lo que se conoce como pensamiento divergente. Este se utiliza para hacer referencia a la creatividad, al proceso que se sigue cuando se quieren crear ideas distintas para resolver un problema.

Un concepto que choca frontalmente con la idea de pensamiento convergente, ya que no pasa por las mismas etapas lógicas para la resolución de situaciones.

En el campo de la física, el concepto de divergencia se utiliza sobre todo dentro de la rama de la óptica. Aquí, se habla de una lente divergente cuando hace que la luz que entra en ella salga separando sus haces en diferentes direcciones. Como se puede ver, se apoya en el significado base de la palabra.

Dentro de las matemáticas podemos encontrar, al mismo tiempo, diferentes usos para el término “divergente”. Se puede hablar, por ejemplo, como la separación entre diferentes campos de vectores que adquieren sentidos y direcciones diferentes. De hecho, se utiliza el concepto de divergencia de campos vectoriales para medir cuánto varía la densidad de un flujo en puntos concretos.

Asimismo, también se utiliza en la geometría para hablar de líneas que parten de un mismo origen pero que, poco a poco, se van separando a medida que se extienden.

Existen otros ámbitos en los que este término se puede seguir utilizando de igual manera, aunque este trío es el que más lo usa y el que muestra mejor la flexibilidad del término. El concepto de divergencia tiene muchas más aplicaciones de lo que cabría esperar en primera instancia.