Qué significa indulgente

Indulgente es un término que puedes haber escuchado a la hora de hablar de crítica, o incluso del trato de los padres a sus hijos. Para entenderla mejor, vamos a explicarte qué significa la palabra indulgente. De hecho, también vamos a presentar sinónimos y antónimos, analizar su origen etimológico e incluso ver cómo ha evolucionado su uso con el paso del tiempo.

Por extraño que parezca, este concepto se ha usado por igual dentro del sector eclesiástico y también dentro del marketing. Si quieres saber más al respecto, tan solo tienes que seguir leyendo.

Significado de indulgente

Definición de indulgente

La palabra indulgente es un adjetivo que se utiliza para hablar de aquel o aquella que muestra cierta inclinación a perdonar los errores de otros y disimularlos, o que incluso agradece con facilidad lo que los demás hacen. Otra posible explicación que también encaja bastante bien con este concepto es la de aquella persona que es poco exigente o poco severa, que perdona con facilidad.

Tolerancia

Como habrás podido deducir, es un término que significa justo lo opuesto que severo o exigente. De hecho, el término indulgencia goza de varios sinónimos muy frecuentes, tales como condescendencia, absolución, tolerancia, clemencia o incluso misericordia.

Indulgente proviene de indulgencia, palabra que define a la perfección la cualidad que se aplica con su adjetivo. Actualmente, de hecho, se la trata como una virtud que está muy relacionada con otros valores tales como la generosidad, la clemencia o incluso la tolerancia. Aspectos que permiten a alguien tener más facilidad para convivir con otras personas al soportar, aceptar y perdonar las acciones de otros.

A pesar de lo limitado de su significado, curiosamente, la palabra indulgente se puede utilizar en sectores de lo más distintos entre sí. De hecho, en el siguiente apartado vamos a profundizar en ello para ver hasta qué punto es maleable la utilización de este concepto en la actualidad.

Etimología de indulgente. ¿De dónde proviene el término indulgencia?

Para poder hablar de su origen etimológico, tenemos que quedarnos con el término “indulgencia”. Esta palabra proviene, según la etimología popular, de la palabra latina “indultum”, que no siginfica otra cosa más que “indulto”. En cuanto a su composición, consta del prefijo “in-”, que significa “sin”; y de la raíz “dultum”, que se puede traducir como “deuda”.

Antiguamente, este término del latín se utilizaba para hablar de aquel que carecía de la deuda de un pecado. Sin embargo, no es una definición correcta, ya que la indulgencia en la antigüedad se usaba para remitir la pena temporal de alguien por sus pecados, no de un perdón absoluto de los mismos. Esto era algo aprovechado por la Iglesia antiguamente, ya que era capaz de vender indulgencias.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Indulgencia en el marketing y otros sectores

Como hemos dicho antes, el concepto de indulgente (y, por extensión, el de indulgencia), se utiliza en diferentes campos bastante separados entre sí. Ya hemos introducido cierta conexión con la religión, y es una de las más importantes a tratar.

Según el Derecho Canónico, la indulgencia es la conmutación de la pena temporal debida a los pecados ya perdonados ante Dios. Era algo concedido por la propia Iglesia a las personas mediante la absolución, aunque también podía concederse a los muertos a través del sufragio.

De ese uso tan antiguo, y actualmente prácticamente eliminado, tenemos que pasar a uno mucho más diferente. Dentro del marketing, se utiliza el concepto “indulgente” con el fin de estudiar las preferencias de los consumidores en relación con las marcas. Es algo que se utiliza para dar forma a campañas de marketing con las que aumentar las ventas de un producto o servicio.

Asimismo, si hemos hablado antes de ser indulgente para hacer referencia a la capacidad para perdonar, cabe señalar que este término es algo a lo que también se recurre en la creación de una obra. En este ámbito, se suele usar para hablar de la predisposición favorable de las personas a la hora de apreciar un acto, una obra o un esfuerzo por parte de alguien.

Tiene muchos usos diferentes, como puedes ver, aunque siempre con esa definición base de trasfondo.