Significado de narcisista

La palabra narcisista es una palabra muy utilizada en conversaciones de cualquier nivel, y una gran desconocida para muchos. El concepto de narcisista es uno que siempre achacamos a aquel que tiene un amor propio excesivo, y es una interpretación de lo más adecuada, aunque imprecisa. Conviene conocer el trasfondo de este concepto para saber llegar a utilizarlo con precisión y tino.

Por eso, vamos a explicarte qué significa narcisista exactamente. No solo vamos a ver su definición, también vamos a profundizar en su origen etimológico y desglosar incluso el mito del que proviene. Porque sí, este término proviene de la mitología griega y del nombre de una flor.

Todo eso, y mucho más, te lo explicaremos en los siguientes apartados. Así que, si quieres enterarte de todo, conocer de dónde viene, en qué campos se utiliza e incluso qué dice exactamente de la persona que se puede catalogar como tal; tan solo tienes que hacer una cosa: seguir leyendo.

Narcisista

Definición de narcisista

La palabra narcisista es un adjetivo que proviene del concepto de narcisismo. En la actualidad, la utilizamos para hablar de toda aquella persona que siente una enorme admiración por sí misma, hasta el punto de llegar a lo excesivo. Sea por sus cualidades físicas, psicológicas o por sus habilidades o dotes en cualquier materia, se idolatra.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Es un concepto que, además, suele llevar otros dos de la mano. La persona narcisista suele ser también muy orgullosa y egocéntrica. De hecho, el ego es lo que alimenta su actitud, debido al elevado nivel que tiene de sí misma.

A todo esto, además, se puede sumar un tercer concepto relacionado. La persona narcisista es ególatra y orgullosa, pero a veces puede llegar a ser tan egoísta y desconsiderada hacia el resto que llegue a rozar la perversión. No es algo que se aplique siempre, pero sí que puede suceder cuando hablamos de narcisismo.

Y todo proviene de un mito griego relacionado con un joven y el reflejo de su imagen en el agua. Narciso era alguien hermoso y orgulloso, vanidoso e insensible. Alguien que despreciaba a todo el mundo que le mostraba un mínimo de aprecio. Alguien cuyo nombre ha llegado a acuñar un término de lo más empleado durante los años.

Etimología de narcisista. ¿Cuál es el origen de narcisimo?

Para hablar del origen etimológico de la palabra “narcisista” tenemos que ir al concepto del que deriva, al “narcisismo”. De hecho, este concepto viene a su vez del nombre Narciso, protagonista del mito griego antes explicado.

Su origen es tan antiguo como ese relato, pero el uso de la palabra como la conocemos a día de hoy no se manifestó hasta comienzos del siglo XIX, y se terminó de acuñar a finales de ese mismo siglo. La escuela freudiana lo asentó en alemán, como “Narcissismus”, para hablar de la actitud egoísta y ególatra que hemos explicado.

De hecho, este término en concreto es un préstamo de la palabra griega “nárkissos”, que no es más que el nombre de la flor de narciso. Utilizada como nombre para el mito griego con el que comenzó la formación del concepto.

El narcisismo como patología

A pesar de que se utilice como término para catalogar a una persona que se autoidolatra, el concepto de narcisismo puede ir mucho más allá, llegando al punto de tratarse como una patología.

Actualmente, se estima que un 1% de la población general es narcisista, con entre un 50% y 75% de esta muestra siendo varones. Es algo chocante, ya que las personas narcisistas se muestran como alguien con alta autoestima y muy seguro en las relaciones sociales, mostrando una ambición con objetivos muy claro.

Pero, según los especialistas en psicología, esa actitud solo es una coraza con la que tratar de ocultar un potente vacío interno, una carencia real de autoestima. Hay quienes aseguran que puede tener su origen en un menosprecio o cierta indiferencia por parte de los progenitores cuando se es pequeño.

Rasgos del narcisista

Una persona narcisista suele expresarse siempre con fantasías en mente, con una visión que considera la única adecuada y a la que todos deben someterse. Su perspectiva es tal, que cree que el mundo debe guiarse por sus preceptos y opiniones, a las que considera perfectas e imposibles de rebatir.