Traducción literaria | Traducción de novelas, libros, literatura

Expertos en traducción literaria

¿Busca una agencia de traducción literaria o un traductor literario para traducir una novela, un libro de poemas o una obra de teatro? En LinguaVox estamos especializados en traducciones literarias en los principales idiomas. Colaboramos con numerosos traductores literarios con varias obras publicadas. 

Una novela, un libro de poemas, una obra de teatro… Todos esos trabajos tienen en común algo, pertenecen al género literario. Un tipo de género que también puede pasar por las manos de traductores para poder viajar a más idiomas, como hemos podido ver durante mucho tiempo con el célebre Quijote de Cervantes.

Las traducciones literarias se hacen constantemente, pero son uno de los trabajos más difíciles para los expertos en el sector. Vamos a adentrarnos en ellas para entender todos sus secretos, sus particularidades y sus dificultades.

Traducción literario

¿Qué entendemos por una traducción literaria?

La traducción literaria es aquella en la que se adapta un texto u obra literaria de un idioma a otro. Se traduce todo el contenido con cierto sentido estético o artístico para mantenerse fiel al mensaje y las formas originales, teniendo siempre en cuenta las figuras literarias empleadas, nombres, términos y mucho más.

Es el tipo de traducción en la que se trabaja con una novela, una obra de teatro, un poema o cualquier otro tipo de texto literario. Por lo general, este tipo de traducciones son bastante más complicadas que otras como las traducciones técnicas, no por el vocabulario necesario, sino por la necesidad de dominar por completo la obra con la que se trabaja y conocer a fondo a su autor.

¿Qué caracteriza a un buen traductor literario?

Un traductor literario profesional no solo debe cerciorarse de utilizar el vocabulario adecuado y conseguir un trabajo final de adaptación que sea fiel a la obra original, sino también que se mantenga la belleza del texto. No solo ha de ser alguien con dominio de los idiomas con los que trabajar, ha de tener cierto sentido literario y estético.

Estos profesionales, además de dominar las lenguas con las que trabajan, como por ejemplo el inglés y el castellano en la traducción literaria al inglés, deben estar totalmente actualizados en cuanto a la cultura y el contexto social de los países donde se hablan dichos idiomas, ya que son aspectos que influyen considerablemente en el contenido de la obra con la que trabajar.

Las culturas tanto de origen como de destino, si pensamos siempre en los dos idiomas de la traducción a tratar, obligan a adentrarse en ellas a fondo y saber cómo conseguir la mejor adaptación para cada público.

Generalmente, se dice que los buenos traductores literarios son aquellos capaces de escribir o reescribir una obra conservando sus particularidades y su estilo. Además, también es un buen rasgo que dominen e incluso les guste la lengua materna del texto, así como estén muy interesados por las culturas que puedan entrar en conflicto a la hora de trabajar en la traducción de libros y novelas.

¿Qué tienen de especial las traducciones literarias?

El género literario está repleto de subgéneros, como también de dificultades que hacen que su traducción sea una de las más difíciles. Hay ciertos rasgos distintivos, y aquí los vamos a ver para que luego no te lleves sorpresas al ojear tarifas de traducción literaria.

Lo primero que debes saber es que las figuras retóricas, al igual que sucede con los juegos de palabras, no pueden pasar por una traducción literal. Eso obliga al traductor a buscar símiles o juegos parecidos para conseguir el efecto que el autor original deseaba, lo que puede entrar en conflicto con todo el sentido de la obra.

Traducciones literarias de novelas

Asimismo, cualquier poesía se convierte en todo un escollo para cualquier profesional de las traducciones literarias. Hay quienes dicen que es un género imposible de traducir por lo que significa y lo que implica, pero hay grandes trabajos de expertos que han conseguido plasmar exactamente lo mismo que el material original al cambiar de un idioma a otro.

La traducción de los nombres de los personajes también suele ser un problema para los traductores. Hay ocasiones en las que estos se establecen de forma que describen o dan pistas sobre el carácter del personaje, por lo que no se pueden mantener de forma idéntica al idioma original si se quiere dar esa misma pista al lector. Ocurre lo mismo con las localizaciones y las criaturas, en caso de haberlas.

En definitiva, lo que tiene de especial una traducción literaria es justo lo que tiene de especial el género literario. Tiene un carácter creativo y distintivo que obliga a aplicar eso mismo a la hora de traducir.