Traducción académica | Traductor de documentos académicos

Traducción académica

¿Busca una agencia de traducción especializada en traducción académica? Con casi 20 años de experiencia en el campo de las traducciones académicas, dos certificados de calidad (ISO 9001 e ISO 17100) y numerosos tratados, libros, manuales, tesis, artículos de investigación y ensayos académicos traducidos a más de 50 idiomas, nuestra empresa de traducción es actualmente un referente en la prestación de servicios de traducción de calidad en la comunidad académica. Entre nuestros clientes destacan importantes universidades y centros de investigación españoles y extranjeros.

El perfil del traductor es uno de los más solicitados actualmente. Vivimos una época en la que el mundo está totalmente conectado, lo que hace que el dominio de los idiomas se convierta en algo esencial para facilitar la comunicación.

Esto hace que haya muchos ámbitos en los que resulte necesario contar con traducciones profesionales. De todos los que hay, el académico es uno que cada vez requiere más esta labor.

Traducciones de documentos y materiales destinados al ámbito académico que requieren de un perfil profesional muy concreto y especializado: el traductor académico. Una figura de la que vamos a hablar largo y tendido.

Traducción académica

¿Cuáles son los documentos académicos más traducidos?

Dentro del ámbito educativo, hay un gran número de documentos académicos que requieren de traducciones profesionales para su divulgación en otros idiomas. Textos elaborados y firmados por investigadores, profesores o estudiantes, así como por otros miembros de la comunidad educativa, suelen ser los que necesitan de un buen servicio de traducción académica.

La lista de documentos habituales para las traducciones académicas puede ser bastante amplia. ¿Cuáles son? A continuación, todos los que se piden con más frecuencia a los equipos de traducción profesionales:

  • Programas académicos.
  • Normativa educativa.
  • Expedientes académicos.
  • Títulos y certificados.
  • Artículos para revistas científicas.
  • Conferencias y presentaciones.
  • Cartas de movilidad.
  • Currículum Vitae.

La movilidad de los estudiantes y profesionales académicos actuales, sumada a la globalización que vivimos en los tiempos que corren, es lo que provoca que cada vez haya más demanda de este tipo de servicios. Traducir documentos académicos es algo cada vez más solicitado para todo lo relacionado con la lista que acabamos de repasar, sea al inglés, al francés, al alemán o a cualquier otro gran idioma.

Por supuesto, para contar con un trabajo de calidad, hace falta contactar con un equipo de profesionales bien capacitado para la labor. No todos los traductores saben lo necesario para poder realizar traducciones académicas impecables.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Qué formación debe tener un traductor académico?

La formación que debe tener un buen traductor académico es variable. Todo depende del tipo de documento con el que se deba trabajar, ya que hay algunos que necesitan los servicios de un traductor jurado oficial que no solo pueda encargarse de trasladarlo todo a otro idioma, sino también de firmar y sellar la documentación para que esta tenga validez a ojos de cualquier organismo público. Es habitual que para la convalidación o la continuación de estudios en una universidad extranjera nos exijan una traducción jurada del expediente académico.

De esta forma, la formación necesaria comienza a ramificarse por dos caminos bastante separados. Por una parte, se puede contar con traductores académicos que no sean jurados y que se hayan formado de manera profesional, para trabajos como traducciones de artículos, de ensayos, de libros de texto, trabajos de investigación y todo lo que, habitualmente, esté orientado al fin docente o educativo.

Por otra parte, se encuentran las traducciones que sí requieren ser juradas, y para ello hace falta un perfil más concreto, el ya citado traductor oficial. Documentos como expedientes académicos, títulos o certificados necesitan la labor de estos expertos, ya que deben encargarse de confirmar su validez para que no haya problemas a la hora de usarlos ante un organismo público.